Nuestro Rostro es el rasgo más visible; a través de nuestra expresión y apariencia transmite qué y cómo nos sentimos. El envejecimiento facial incluye: la pérdida de la firmeza, elasticidad, tejido que cae y arrugas.

Estos signos visibles del envejecimiento pueden impactar enormemente en la manera en que nos sentimos sobre nosotros mismos y en cómo nos ven los demás. Incluso una persona activa y que tiene entusiasmo por la vida puede parecer cansada o triste debido al envejecimiento de la parte media de la cara, la línea de la mandíbula y el cuello; La pérdida de los contornos juveniles en estas áreas se debe a una variedad de factores que incluyen: la herencia, la fuerza de gravedad, las condiciones ambientales y el estrés.

Si le molestan los signos del envejecimiento en su rostro, un estiramiento puede ser justo lo que necesita. En general, un estiramiento facial corrige la piel y los músculos faciales caídos, quita el exceso de grasa y restituye la firmeza para crear una apariencia más juvenil, descansada y vibrante.

Nosotros de forma novedosa y experimentada creamos un contorno facial y del cuello más descansado (juvenil), esto se logra  mediante la reparación de los tejidos musculares a través de la resección de exceso de piel y grasa. 

¡Los resultados son fascinantes! 

Existen otros procedimientos menores que se pueden realizar al mismo tiempo y logran hacer lucir más la ritidectomía, como son la blefaroplastia (rejuvenecimiento de los párpados) y la suspensión de cejas.